Monthly Archives: septiembre 2015

15
Sep

Energía extra: suplementos vitamínicos.

En general está muy extendido el uso de suplementos multivitamínicos que se pueden adquirir el cualquier lado. Ahora especialmente se observa un repunte a propósito de la vuelta a la rutina tras las vacaciones. Una paciente me comentaba (como muchos otros antes que ella) que tomaba suplementos vitamínicos porque se encontraba sin energía. Probablemente cuando decimos esto es una mezcla de astenia, agotamiento al tener que reinstaurar rutinas y cómo no, el estado de ánimo.

Pensé que como ella muchos estarían en una situación parecida y decidí hacer una reflexión sobre los “poderes” de los suplementos.

Lo primero que hace tan atractivo su consumo, además de la publicidad que nos augura súper poderes, es que compartimos la idea de que las vitaminas “son buenas” y por tanto los suplementos lo son. Como todo, ni buenas, ni malas, son necesarias para el organismo y peligrosas en exceso.

Como primera idea los suplementos son necesarios en determinadas ocasiones en las que tenemos carencias por alguna enfermedad o dieta restrictiva. En principio si sigues una dieta equilibrada no es necesario consumir suplementos. Ten en cuenta que las cantidades de vitaminas necesarias para el organismo son mínimas.

Extensos estudios concluyen que no existe evidencia de que los suplementos vitamínicos prevengan el cáncer, tenga efecto beneficiosos o protector contra el deterioro cognitivo (pérdida de memoria), reduzca el riesgo de enfermedades cardiovasculares ni el riesgo de muerte asociado a otras enfermedades.

Los medico internistas se han levantado en armas contra estos suplementos porque además de no demostrarse beneficiosos, si se han demostrado perjudiciales. En concreto el consumo excesivo de beta caroteno aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón (en personas fumadoras). Por su parte el consumo excesivo de vitamina E se relaciona con los procesos de descalcificación de huesos y dientes además de desajustar la metabolización de otros micronutrientes (en pacientes de más de 65 años).

A todo lo anterior hay que sumar que al no tratarse de fármacos, los suplementos vitamínicos no están sometidos a los estrictos controles sanitarios a los que lo están los fármacos regulados. Como ejemplo hay complementos que fueron retirados del mercado por contener cantidades elevadas de metales pesados como plomo o mercurio e incluso arsénico. Ya no sólo es que tengas sustancias nocivas o diferentes a las indicadas en la etiqueta sino que aun no siendo nocivas, están en cantidades superiores a las indicadas lo que las hace dañinas para la salud.

Otro mito extendido es la idea de que las vitaminas estimulan, de ahí que se tomen cuando se está decaído. Las vitaminas no tienes ese efecto pero es frecuente que a los suplementos se les añada otras sustancias como ginseng que sí es un estimulante y puede producir ansiedad (nerviosismo, taquicardias, insomnio).

Para terminar piensa en qué es lo que te puede estar “robando la energía“. Tu cuerpo expresa lo que no va bien. El estado de ánimo deprimido o el estrés pueden estar contribuyendo. Ponte en marcha, construye un rutina donde tenga lugar el ocio, la dieta saludable, el ejercicio regular y el descanso y si lo necesitas consulta con tu psicólogo para prevenir que esa racha “sin energía” se convierta en un problema.

10
Sep

No puedo dormir

El insomnio es el trastorno del sueño más frecuente en la población general. Afecta sobre todo a mujeres y ancianos y a menudo funciona como un termómetro psicológico, es decir, un indicador indirecto de aspectos como la ansiedad o la depresión.
El insomnio es resultado de esas cosas que “nos quitan el sueño” y afectan significativamente en nuestra rutina diaria, como las relaciones personales o el trabajo. Un sueño reparador es fundamental y esto no significa dormir un número de horas, hay que tener en cuenta que 8 horas es una media, la necesidad de sueño oscila entre las 4 y las 10 horas, esta necesidad depende de muchos factores. Primer consejo, no te obsesiones con el número de horas.
Se suele distinguir entre el insomnio de inicio (tardar más de 30 minutos en conciliar el sueño) y mantenimiento (múltiples despertares con un periodo de más de 30 minutos para volver a conciliar le suelo o despertar definitivo sin posibilidad de volver a conciliarlo). De ésto destacar que aunque a veces nos cueste conciliar el sueño, no hablamos de insomnio si no es un patrón constante (nos sucede con frecuencia) y excede estos tiempos. Como dato curioso el insomnio de inicio suele relacionarse con la sintomatología ansiosa (el nivel elevado de activación o las preocupaciones impiden el sueño) y el de mantenimiento con la sintomatología depresiva (sueño ligero de mala calidad, al despertar se afronta el día como un reto insuperable).
El insomnio puede tener causas médicas (algunas enfermedades metabólicas, hormonales o neurológicas o la medicación para las mismas) o psicológicas (influye mucho el estado de ánimo y las parasomnias como el sonambulismo, el síndrome de las piernas inquietas o la apnea del sueño).
Los problemas para dormir suelen estar influenciados por factores externos: los cambios de horarios (turnos de trabajo rotativos, viajes) y una correcta higiene de sueño (buenas prácticas a la hora de dormir) y la percepción del sueño, aquí entra la sensación de reparación del sueño (sentirse descansado al margen de las horas de sueño) y de las ideas asociadas al sueño. Vamos a parar en esto último, en ocasiones, dedicamos tiempo a comentar con otros lo mal que dormimos, con ello vamos dando cada vez más carga negativa al sueño, estableciendo asociaciones negativas; nos produce rechazo ir a la cama, lo posponemos acostándonos más tarde (lo que lleva a dormir menos) y cuando nos acostamos lo hacemos con malestar. Suele suceder que anticipamos el problema para dormir y esto nos lleva a estar en la cama pensando “no voy a poder dormir” esta idea da paso a otras del tipo “mañana tengo que trabajar y voy a estar agotado” y otras parecidas; con esto ponemos nuestra atención en que no podemos dormir lo que nos activa y hace que cada vez sea más difícil dormirnos. El sueño llega a nosotros cuando nos cansamos, nos aburrimos, dejamos de prestar atención a lo que nos rodea.

A continuación tienes unos pequeños consejos que pueden ayudarte:

  • Todos podemos tener una mala noche y no es un problema pero puede serlo si nos obsesionamos con que se va a repetir. Acepta que se trata de una mala noche y no des cabezadas durante el día, cuando llegue la próxima noche te será más fácil dormir.
  • Evita los comentarios negativos sobre el sueño, eso establece asociaciones invisibles que te provocan rechazo. Cuando estés en la cama trata de no centrarte en el sueño ni en negativo (“no puedo dormir”) ni e positivo (“esta noche seguro que duermo bien”) en ambos casos me activo poniendo en marcha mis recursos atencionales; como decíamos el sueño vendrá cuando deje de prestar atención a lo que sucede. Para ello es recomendable centrarse en cosas como “qué suaves son las sábanas“, “qué cómoda es la almohada“, “qué gusto poder tumbarme“, “qué tranquilidad y silencio“. De tal forma establecemos asociaciones positivas con el sueño y anulamos la idea de centrarse en “tener que dormir” y temer no poder hacerlo.
  • Es imprescindible tener una buena higiene de sueño. Esto implica cambiar hábitos que faciliten el sueño reparador y que no dificultes la conciliación del sueño. En el próximo artículo repasaremos algunos cambios para una buena higiene de sueño.
  • Si tu problema persiste consulta con tu médico para descartar causas médicas del insomnio y para valorar la necesidad de apoyo psicofarmacológico (suelen ser hipnóticos para bajar la activación o antidepresivos para regular el estado de ánimo y la arquitectura del sueño y en casos menos frecuentes antipsicótico). Si es preciso el médico te prescribirá un estudio en la unidad del sueño para hacer un diagnóstico certero, si lo considera necesario. Es recomendable que consultes con tu psicólogo, como comentábamos, el sueño a veces nos habla de las cosas que no van bien, que nos preocupan y una terapia puede servir para profundizar en ello de manera que el insomnio remita.
9
Sep

La vuelta al cole

Los psicólogos estamos muy presentes en la vuelta al cole con los consejos para que los más peques y los papás lo tenga un poco más fácil.
Siempre comentamos al importancia de la adaptación y los horarios. Es bueno que días antes de empezar se retomen rutinas de sueño, comida, etc..
La adaptación es todavía más importante si el peque cambia de centro o es su primera vez.
Yo añadiría otra cosa muy importante que se nos suele olvidar. La mejor forma de que la vuelta sea grata para todos es que no comience con prisas y mal humor. Los adultos tenemos que hacer un esfuerzo extra para que la vuelta al cole sea un juego. Sal con tiempo, pon la radio y disfrutad del recorrido, recuérdale a tu hijo que va a ver a sus amiguitos, podemos hacer del viaje una aventura o un infierno.
Puede que se ponga a llorar, ¿no os entra a algunos también ganas al volver al trabajo?; claro, se acaba el verano y es normal que ellos, además, experimenten cierta ansiedad de separación (se han pasado todo el verano con nosotros). Normalicémoslo sin dramatizarlo y recordadle que en un rato estará fuera y cuando salga haremos algo juntos por ser tan valiente.
Ya por último SIEMPRE hay que reservar espacio para el juego, es fundamental para su desarrollo; la motricidad, las habilidades cognitivas y emocionales se desarrollan a través del juego y le serán necesarias para superar hitos del desarrollo y esto incluye los retos académicos.
Si el peque tiene dificultades para gestionar sus tareas, su gestión del tiempo, su autonomía, las técnicas de estudio; recurrid a una intervención psicoeducativa, un profesional (psicólogo y/o pedagogo) os ayudará y mejorará la autoestima del menor al darse cuenta de que puede resolver los retos que se le presentan. No esperéis a que avance el curso y haya dificultades, ahora se puede trabajar para evitar que las haya.
Ánimo a pequeños y mayores con la vuelta al cole.

'
Nube de Tags
Buscar:
© Copyright 2010-2017 Roberto Castillejo Psicólogo – Psicooncólogo. All rights reserved. Created by Dream-Theme — premium wordpress themes. Proudly powered by WordPress.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR