26
Oct

Hablando de la vida con la muerte

Hoy me he acordado de una experiencia increíble que tuve hace algunos años.

Estaba en mis prácticas rotando en cuidados paliativos y tenía que ir a ver mi primera paciente yo solo, ya sólo esto imponía; te dices a ti mismo que estás preparado, que has visto muchos casos con supervisión, pero así con todo es tu rito iniciático, has de superarlo con éxito.

Conocer esta mujer fue especialmente significativo, tanto así que recuerdo el número de su habitación. Y no es porque fuera algo traumático sino revelador, me impacto tanto las enseñanzas de alguien que miraba a la cara a la muerte.

Me dirigí a la habitación de la paciente por prescripción del médico a cargo del caso. La paciente tenía un cuadro muy grave y un pronóstico malo a corto plazo, de una forma más directa, le quedaba poco de vida. No obstante era plenamente consciente no tenía en absoluto afectada su capacidad cognitiva.

Al entrar en la habitación me encontré con una mujer ”caquética desnutrición extrema , con ”ictericia” coloración amarillenta de la piel y las mucosas , me miró con una sonrisa mientras sujetaba una batea en la que de forma intermitente vomitaba de una forma violenta.

Al entrar y conteniendo mi angustia le pregunté que cómo se encontraba y que qué podía hacer por ella. Para mi sorpresa me dijo con voz que yo recuerdo como casi maternal “nada hijo, en la vida he hecho lo que me ha dado la gana, he viajado, he reído y he llorado, me siento plena, no me arrepiento de nada, he vivido sin miedo y puedo decir que no me queda nada por hacer salvo morirme y no pienses que estoy triste, es mi hora y lo acepto, me despido tranquila de este mundo”.

Después de semejante discurso miré de arriba abajo a esta mujer de, atentos, 102 años!!! y pensé he venido para hacer algo por ella y ella me acaba de dar una lección sobre la vida. No pude reprimir mi necesidad de decirle que la admiraba, admiraba su sabiduría, su madurez y su filosofía de vida.

Recuerdo que hablamos un rato y me cogió de la mano y me preguntó “¿hijo tú te dedicas a hablar con la gente que se está muriendo?¿por qué te has decidido a dedicarte a esto?, eres muy joven, tu vida está empezando y dialogas con la muerte”. No recuerdo como respondí a su preclara exposición pero antes de que terminara de explicarme me dijo “la vida es muy bonita, nos ofrece grandes cosas, no pierdas el tiempo preocupándote por cosas que te hacen infeliz, que nadie nunca te diga lo que puedes o no puedes hacer, lucha por lo que crees y así nunca te arrepentirás de lo vivido”.

Nos despedimos efusivamente, conecté con ella de una forma rara, difícil de explicar. Caminé por el pasillo camino de mi despacho  meditabundo, pensaba sobre la gran lección que había recibido, la admiración y temple con el que alguien enfrenta su final, quizá no había hecho gran cosa por aquella mujer sabia, enjuta y solitaria pero ese día salí del hospital lleno energía.

El lunes siguiente regresé al hospital y aunque no tenía que pasar por la habitación de ella quería saludarle y desearle buenos días, pregunté a la enfermera como había pasado la noche y me dijo “Roberto no lo sabes, falleció esta noche”. Me quedé sin palabras como si de repente todo se hubiera parado alrededor, no sabía cómo reaccionar pero lo más sorprendentes es que aunque me dio una profunda pena que dejara este mundo una mente tan excelsa no estaba triste, me sentí reconfortado al saber del punto y final de una vida plena, me sentí afortunado de haberla conocido, orgulloso porque sus últimas palabras fueran para darme esa enseñanza haciendo de alguna manera que siguiera de forma póstuma en mi.

Ese día desaparecieron todas mis dudas acerca de mi vocación, quiero ayudar a la gente para que algún día puedan decir lo que ella me dijo a mí, siento que de alguna manera se lo debo.

Si no sonreís o decís te quiero demasiado es que no lo hacéis lo suficiente.

Que tengáis un buen fin de semana

La imagen corresponde a una espectacular fotografía de la escultura “El Bes de la Mort” (el Beso de la Muerte), realizada por el artista barcelonés Antonio de la Orden. Si no conocéis su obra visitad sin falta su página, recomendadísimo. http://www.fotocommunity.es/fotografo/antonio-de-la-orden/1397477 

'
Nube de Tags
Buscar:
© Copyright 2010-2017 Roberto Castillejo Psicólogo – Psicooncólogo. All rights reserved. Created by Dream-Theme — premium wordpress themes. Proudly powered by WordPress.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR